19.3.13

París, el frío y la emoción de una gran metrópolis

Ya hemos vuelto de París. Ha sido mi primera vez en la Ciudad de la Luz y la experiencia ha sido verdaderamente genial. Lo cierto es que no era un destino que me llamara mucho la atención. Es una ciudad polémica, mucha gente me hablaba de ella con admiración y otra tanta con desagrado, pero nunca sentí curiosidad por averiguar qué emoción despertaría en mí. 

Gracias a una estancia de Miguel y a unos amigos con los que hemos ido he podido descubrirla. Y me gusta. Es fría, gris, con nubes, lluvia y aire helado. El metro es largo, como una arteria oculta que conecta todas las áreas de la ciudad y desarrolla una realidad paralela, llena de gente, ruído, pasos y trenes viejos. Huele a mantequilla y gofres, pero también a basura y sudor. Su arquitectura es excepcional, muy cuidada y con personalidad, llena de detalles y rincones.

Tiene escenarios únicos, como la vista del Sena y Notre Dame o el Cementerio de Pere Lachaise (donde he contemplado frente a mí la tumba de Fédéric Chopin, mi pianista favorito), el barrio judío y las galerías de arte. 
Me han encantado sus platos típicos, las baguettes y los croissants, el té, la mermelada y la mantequilla. He comido el mejor sushi de mi vida (mil gracias Léo y Shizuka T.!).  He podido ver "La muerte de Marat", acontecimiento mínimo pero muy importante para mí. He enfrentado miedos recientes (cierto pánico a volar debido a un mal aterrizaje y vértigo, superado en las escaleras de la Torre Eiffel).

Como han sido pocos días nos hemos centrado en los lugares emblemáticos, pero si vuelvo me gustaría conocer más sus rincones, sus boutiques y los barrios menos visitados. Definitivamente, es una ciudad con personalidad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

We are back from Paris. It was my first time in the City of Lights and the experience was really incredible. The truth is that Paris wasn't a place that I was willing to visit. It's a controversial city. Many people admire it and others totally the contrary, but I had never felt curious about what emotion it would awake in me. 

Miguel was there for short stay and some friends and I decided to go and visit him. And I liked it very much. It's cold, gray, with clouds, rain and chilly air. The metro is huge, like a hidden artery connecting all areas of the city. It conforms a parallel reality, full of people, noise, steps and old trains. The city smells like butter and waffles and sometimes also trash and sweat. The architecture is exceptional, very carefully conserved and with exquisite personality, it is full of details.

The city offers unique sites like the view of the Seine with the Notre Dame Cathedral, the Pere Lachaise Cemetery (where I stood before Frédéric Chopin's grave, my favorite pianist/composer), the Jewish Quarter and art galleries. I loved the food, the baguettes and croissants, the tea, the jam and butter. I have eaten the best sushi of my life (thanks Léo and Shizuka T.!). I have seen "The Death of Marat" a minimal event for mankind, but a very important thing for me. I face some fears: I have flying phobia (due to one bad landing in the past) and I am terribly afraid of heights (but I climbed the Eiffel Tower stairs). 

We only had a few days so we visited the emblematic places, but if I go there again, I would like to know more about the hidden corners, the boutiques and less crowded neighborhoods. It is definitely a city with personality.

3 comentarios:

Rosa Belarte dijo...

Lo que no se le puede negar a París es ser una ciudad fotogénica y cinematográfica.
Gracias a tu reportaje he podido dar un paseo por la ciudad de la luz (normalmente gris).
Enhorabuena por el viaje y por tus fotos.

Maruta dijo...

París, es preciosa, lo malo, su clima, que dicen que es el secreto mejor guardado por los franceses. Aún así vale mucho la pena. Las fotos son preciosas y el post muy inspirador. Gracias guapa.

felina dijo...

Preciosas las fotos y los comentarios, aumentan mis ganas de conocer París. Gracias.